RESPETO

                       Caedite eos. Novit enim Dominus qui sunt eius.

(“Matadlos a todos. Dios, luego, reconocerá a los suyos”, Béciers, 1209: Arnaldo Almaric, cisterciense, Legado Papal nombrado por Inocencio III para la represión y matanza de los albigenses, arzobispo de Narbona que, siéndolo, excomulgó a a Simón IV de Monfort a causa de la disputa por el Poder y los ingresos del Poder. Abad, general de la Orden del Císter.

Frase esta que procede de la Segunda epístola a Timoteo 2: 19 y del libro Números 16:5 y que define el criterio general de la iglesia católica respecto de los considerados desafectos.

Todos los dictadores, príncipes sanguinarios, reyes ominosos y feroces, todos los canallas encumbrados, los portadores de la ciega violencia, los asesinos, todos los Tiberios violadores de niños… todos ellos piden, exigen respeto.

La Iglesia exige respeto.

La Iglesia Católica, cuerpo de homicidas, pederastas, amparo de la codicia, niebla del crimen y de la sangre derramada, lámpara de avaricia, lujuria y boato insultante, exige respeto.

Católica sede, casa de la hipocresía, de la crueldad refinada o brutal según convenga, residencia de envidias, ocultas pasiones, traiciones, muerte, muerte, muerte, exige respeto…

Iglesia jardín, Iglesia paraíso de nazis, fascistas, asesinos croatas, cuchilleros, falangistas tiro en la nuca, policías represores, dictadores ensangrentados.

Ustachas e Iglesia.

Y se lo exige a las víctimas, sumisión y respeto, a los insultados, vejados, quemados, torturados, quebrados, desamparados, arruinados, embargados, presos, violadas, violados. Lo exige la misma Iglesia que repartió pasaportes vaticanos para las primeras figuras nazis y Jefes de las milicias ustachas y pasaportes de la Cruz Roja para segundones de manera que pudieran huir una vez perdida la guerra, en una operación que los servicios secretos gringos de entonces denominaron Rat Line, en referencia a los palos de los buques que se hundían y por donde intentaban escapar las ratas, esa misma iglesia que pactó con Mussolini, con Hitler, con Franco, al cual llevaba bajo palio a cambio de sus apoyos financieros, a cambio de la venda que tapaba robos y comisiones de delitos de sangre, esa misma iglesia que sabía perfectamente qué ocurría en Auschwitz y demás campos, que conocía el uso de lo que oficialmente se llamó en la Alemania nazi Nacht und Nebel (noche y niebla) que consistía en hacer desaparecer a las víctimas de todo tipo de registro, que sabía de las fosas en las carreteras de España, que mató en la plaza de toros de Badajoz, que bendijo las muertes que no pudo consumar por sus propias manos, que sembró España de curas Merinos sedientos de sangre.

La Iglesia católica bajo cuyo manto estáis bautizados, ésa, exige respeto.

(¿Cómo podéis seguir así, católicos sin apostatar?)

http://apostatar.org/

Nadie que escriba las líneas de arriba puede decir que respeta Iglesias, religiones, creencias estúpidas, supersticiones, ídolos o muñecos o cruces ensangrentadas, así que lo diré alto y claro: No respeto a los católicos como tales, ni a su iglesia, ni a sus jefes, ni a su Jefe; no respeto a su dios ni a ningún dios porque lo que no es no puede respetarse.

No respeto a obispos, curas, religiosos, beatos meapilas: me dan asco y a veces risa, pero pocas, casi siempre temor. Temor a sus miedos inconclusos, a esos miedos que producen odio y sufrimiento y prisiones y muerte.

No respeto ninguna religión, ningún dios, ningún  amo, ningún rey. Nadie que se apoye para su tiranía en un mandato divino merece mi respeto ni el de nadie que se precie como humano pensante y libre.

La religión es una peste, un cáncer, una lacra, y los religiosos, vampiros sedientos de riquezas y de la sangre de quienes la producen.

Es la oscuridad, la noche eterna, el frío, la muerte, la desolación, lo peor de la humana mente, las ocultas crueldades, la impudicia, la irresponsabilidad, la banalidad de todo crimen cometido en su nombre.

El odio, el odio, el odio.

Las guerras, los exterminios, la intolerancia, el freno a la curiosidad humana.

El fuego, el fuego, el fuego.

La prisión, la Inquisición, la censura, el nihil obstat. La reducción de la dignidad humana a la nada, la mentira como medio ecológico, la sumisión al poder, la abjuración de la propia libertad.

El miedo, el miedo, el miedo.

Luchad contra el falso respeto.

Respetad a los que dan y no piden.

Respetaos a vosotros mismos.

Apostatad.

No os rindáis, no respetéis lo irrespetable; sabed que la risa es seria: reíd, reíros de ellos, de obispos, curas, cardenales, beatos y beatas, dioses,  de ese que llaman Papa, un jefe de estado educado para la mentira.

NI espero venganza, ni la encarno.

Nada me es ajeno. Todo me hiere.

Vedlos como los que son: Payasos.

Eso sí, sedientos de oro, poder y sangre.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

MORIR UNO MISMO

Lo que más me irrita del hecho de morirme es que dejaré un libro a medio leer, sin terminar, sin saber cómo acaba. O dos, que tengo la perniciosa costumbre de leer varios libros a la vez, y encima, con libreta y pluma a mano.

Y es que leemos para eso, para saber cómo acaba la historia, quién mata a quién, quién sobrevive, quién acaba el viaje, quién naufraga sin remedio.
Quién queda sin esperanza.
Qué desierto devora el mundo.
Para saber el final: para eso leemos, y yo me quedaré sin final, lo cambiaré por el mío propio.
El único final que no podré conocer nunca porque desapareceré con él.
Y el del libro.
Leer “FIN” y morir: ése es mi deseo.
(nota: Las dos primeras pinturas son detalles del cuadro “El Triunfo de la muerte”, de Bruegel; la tercera, es “El sueño de Dante ante la muerte de su amada”, de Dante Gabriel Rossetti)

DESCONTEXTUALIZACIONES

Hace unas semanas, cuando, oh gentes, comenzabais vuestras vacaciones y yo seguía con las mías que sólo la muerte cortará, vi un vídeo que una amiga había colgado en su lugar de Facebook. El vídeo resumía en dos minutos y cuarenta y dos segundos del tercer movimiento todo el concierto para flautino (o flautín) y orquesta en  Do mayor, RV 443, de Antonio Vivaldi, interpretado (algo lento para mi gusto) por Lucie Horsch.

Es publicidad, claro, publicidad de Decca, y que quede claro que lo que yo tenga en contra de la publicidad en general no va a ser relevante en este asunto, lo que me molesta en este -y otros muchos casos- es la manía de descontextualizar las cosas, así, sin más ni más, lo mismo aquí, digo, que en esas frases que aparecen por el nombrado Facebook y que, una vez descontextulizadas no dicen nada, queriendo decirlo todo, siempre algo muy profundo y que, de tan profundo queda ahogado en el más recóndito de los profundos pozos de la incuria. Esas frases vacías siempre vienen firmadas por personajes más o menos ilustres, como si la firma fuera suficiente para hacernos comprender la sapientísima intención del descontextualizador de turno.

Paul Éluard

Recuerdo un estúpido anuncio de una colonia o perfume o algo así (hay que ver cuánta majadería en el mundo del perfume ¿eh?) que descontextualizaba a Paul Èluard con aquello de Hay otros mundos, pero están en éste… ¿Y qué coño tiene que ver esta frase con que una o uno prefiera oler a jacintos en vez de a sí mismo? El texto, que no es de Éluard sino que es cita de una cita y que se suele atribuir a Yeats o a Rilke, dice literalmente:

Il y a assurément un autre monde, mais il est dans celui-ci et, pour atteindre à sa pleine perfection, il faut qu’il soit bien reconnu et qu’on en fasse profession. L’homme doit chercher son état à venir dans la present, et le ciel, non point au-dessus de la terre, mais en soi.

Está la frase en el Alma romántica y el sueño, de Albert Béguin, que cita a Ignaz-Vitalis Troxler y que aparece en las Obras Completas de Paul Éluard (Edición de 1968, p. 986, primer volumen) y en su traducción al castellano dice más o menos así:

“Seguramente hay otro mundo, pero está en este, y para alcanzar su perfección total, debe ser bien reconocido y profesado”. El hombre debe buscar su estado futuro. en el presente, y el cielo, no sobre la tierra, sino en sí mismo.

He puesto de ejemplo esta frase que el publicista dejó en Hay otros mundos pero están en éste para anunciar un jodío perfume, porque siempre me pareció el colmo del manejo interesado de las fuentes, de la ya demasiado nombrada descontextualización. Y es que fijaos bien en lo que dice el texto completo: No hay cielos prometidos sino una única vida aquí, en la tierra y si el hombre quiere vivirla ha de hacerlo desde esa premisa y no de otra más o menos romántica, más o menos mágica. Eso dice, y no otra cosa. Ése es el mal y la mala intención que se tiene al descontextualizar.

Porque ¿Qué dicen dos minutos y pico de un concierto que en la interpretación de Lucie Horsch dura 16:20 minutos, periodo de tiempo muy superior a la media (de once a doce minutos) o a la rapidísima (que es la que más me gusta) versión de Anna Fusek, de 10:40 minutos? Nada de nada: el oyente desconocedor de este concierto quedará como antes o -sin saberlo- aún peor, con la sensación de no saber muy bien qué ha oído (que no escuchado).

Anne Fusek

En fin, no quiero abundar más en este asunto, que por cierto da mucho de sí, pero mi naturaleza perezosa es más fuerte: profundizad vosotros: yo me limito a pinchar un poco en superficie, que es lo mío.

Y en desagravio, os dejo el enlace de este concierto en Do mayor, RV 443, para flautín , cuerda y bajo continuo de Antonio Vivaldi en la interpretación de Anna Fusek, que lo fue en el contexto de un recital que dio con el Ensemble Kavka bajo la dirección de Anna Fusek, para la Televisión Checa en 2013 en el transcurso del Concentus Moraviae, 2013. El recital se hizo con obras alternas de Vivaldi y Bach terminando con éste de Vivaldi.

 

Y si alguien, movido por la curiosidad o el placer desea escuchar todo el recital en este salón barroco, no tiene más que acudir a este enlace:

 

Donde podrá disfrutar también de dos interpretaciones de Anna Fusec como intérprete (extraordinaria) de violín, una de ellas el concierto RV157 (minuto 20) y la otra, el concierto BWV1043 (minuto 35) ; Un lujo, queridas.

POESÍA

                                                        Con cariño, dedicado a Rafael Reig tras la hilarante lectura de su novelísima La Cadena Trófica, parte segunda que es del Manual de literatura para caníbales, editado por Tusquets en Barcelona el año 2016 de la ya demasiado larga Era Cristiana.

XXI b

¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?

Permite que me ría.

No terminar el renglón:

eso es poesía.

 

UN POEMA DE TALES DE EMILITO: J. W. BLUES

Un poema antiguo: ya no no me cabe tanto whisky y sólo bebo malta.

 

Con ojos de cristal devoras lentamente

los restos de la noche, y a tu espalda

impaciente irisa la mañana.

El último blues toma postura y ya descansa

al fondo de tu vaso: Johnnie Walker

no perdona, te agoniza la mirada

y casi eres feliz meciendo tu cerebro

de algodón rotundo y empapado.

Escorzas inútil algún gesto

(un 4/4) de música en la mano,

y todo está bien y te sumerges

e ese mar oscuro queriendo como siempre

no salir.

 

No salir del mar ni de la noche.

De ese fuego que nunca te consume.

 

 

PARTE DE UNA DESPEDIDA: CONCIERTO Nº 2 DE SHOSTAKOVICH

No sé qué es lo que más aprecio de Shostakovich, si la profusa intervención de los vientos y percusión, como por ejemplo en el comienzo del cuarto movimiento de su Quinta sinfonía (todos los vientos en Re menor y un vibrante ataque de los timbales), la delicadeza y a la vez la enorme fuerza (escuchad, por ejemplo el primer movimiento allegro non troppo de su Cuarteto nº 5 en el que se aúnan estas dos cualidades que cito) de sus cuartetos de cuerda, esa frase recurrente -que no citaré aquí, pues quien quiera saber más ha de hacer un pequeño esfuerzo, pero sí daré una pista: aparece en este concierto, en el primer movimiento para ser más preciso- en casi toda su obra que nace -creo- en esta misma sinfonía, frase que a veces expresa temor, o ira, o ironía, esperanza o triunfo, a veces un lirismo oculto y perturbador o la contundencia de su expresividad, por ejemplo en este segundo Concierto para piano y orquesta en Fa mayor (op. 102) que se estrenó en 1957 interpretado por el compositor, obra escrita en tres movimientos (allegro, andante y allegro (attaca)) sin interrupción entre el segundo y tercer movimiento. Tengo el disco de la grabación del mismísimo Shostakovich que es una maravilla y un regalo inestimable de mis cuñados Jorge y Marta, y además la he encontrado en San YouTube, pero no es ésa la que voy a traer aquí sino la de Denis Matsuev con la Mariinsky Orchestra. dirigida por Valeri Gergiev, interpretación muy dramática y expresiva que no conocía y que me ha gustado.

firma musical de Shostakovich (DSCH)

Dimitri Shostakovich (Dmitrij Dmitrievič Šostakovič), que vivió desde 1906 hasta 1975, entre ellos los terribles tiempos de Stalin y que escribió esa maravilla de Quinta sinfonía para sobrevivir y que fue la que le salvó la vida sólo porque a aquel homicida compulsivo que fue Stalin no le gustó su anterior ópera, Lady Macbeth como se pudo apreciar en el artículo de Pravda (escrito quizá por el mismísimo Stalin o por él inspirado a David I. Zaslavsky, a la sazón director del periódico. El individualismo salvador de la ópera ofendió los principios de la dictadura stalinista en la que el Partido estaba por encima de toda individualidad.
En fin os dejo con el concierto citado, el nº 2 en Fa mayor que, en esta versión, dura 17 intensos minutos y veintiséis segundos.
Con él me voy despidiendo de las pocas y pocos que me seguís, tanto aquí en FB o en éste mi blog .

Últimamente me cansa un poco esto del FB y casi todo, además entreno duro con mi bici (lo cual penas me deja tiempo de reposo) preparando un viaje con ella (la bici, a ver qué estamos pensando), en principio hasta La Rioja; luego, ya veré qué hago: necesito cambiar de aires, pero no en coche ni otros transportes que no te permiten viajar sino trasladarte.

De todas formas, me despediré, pues para eso me han educado y os tendré de vez en cuando al tanto de mis andanzas por las carreteras.
Salud.

Dmitri Shostakovich with the Glazunov Quartet in 1940. Russian composer Schostakowitsch 25 September 1906 – 9 August 1975. Colourised version.

UNA PIEZA DE RAMEAU

Esta mañana, en la Clásica portuguesa, Antena Dois, he podido escuchar esta maravillosa versión de La Pipa de la Paz, perteneciente a la ópera-ballet de Jean Philippe Rameau (1683-1764) Las Indias Galantes, seguramente el músico francés más aclamado de su siglo y, a la vez, el más aborrecido por los compositores italianos de ópera, que vieron en él su propia decadencia, un músico que a su vejez supo escribir lo que para la mayoría de los artistas nunca es obvio:
«De jour en jour j’acquiers du goût, mais je n’ai plus de
génie(…) L’imagination est usée dans ma vieille tête, et on n’est pas sage quand on veut travailler à cet âge aux arts qui sont entièrement d’imagination…» (Día a día adquiero más gusto, perono tengo más genio (…) La imaginación está gastada en mi vieja cabeza, y no se es sabio cuando se quiere trabajar a esta edad en las artes que son enteramente imaginación).
De manera que he decidido compartir esta pieza previamente hallada en san YouTube.

Me dice mi enciclopedia preferida (Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano, editado por Muntaner y Simón en 1895) que Voltaire confió a Rameau su libreto para la ópera Sansón a cuya representación se opuso el clero “pretextando que el asunto, tomado de la Biblia, no podía decentemente ponerse en escena” , lo cual me hace repetir en contra de los manidos (y falsos) argumentos de la Iglesia en tanto que disfrutamos de las artes gracias a su existencia y mecenazgo, que TENEMOS LAS ARTES (Y NO LAS SUFICIENTES) A PESAR DE LA IGLESIA, NO DE SU FAVOR porque la imaginación artística tiende a la libertad de expresión y de temario muy en contra de dioses y religiones, los primeros, producto de imaginaciones enfermas y lo segundo, de la codicia y el apego al poder.
Ya comenté sobre Rameau hace tiempoy en su día dejé el enlace de una representación rayana en lo ridículo (en la escenificación, digo) de esta misma sección de la ópera citada, que podéis ver (si hay curiosidad y buen humor) quienes no lo hicisteis en su momento:

https://www.youtube.com/watch…

Por lo demás, quien quiera más datos biográficos puede, supongo, consultar en la muchas veces engañosa Wikipedia, contrastando datos, claro: no hay que creer en Google como si de un nuevo dios se tratara.

Nací el mismo año que Grigory Sokolov pero, lamentablemente, es todo lo que tenemos en común el maestro y yo.

https://www.youtube.com/watch?v=7OYHrCLsKR8