UN POEMA

Hay muchas soledades, aunque no tantas como a uno le podría parecer, existe la soledad del estupor ante algo inesperado y desconocido; la soledad amada, añorada y pocas veces alcanzada, lo que algunos poetas -en un exceso de ripio melodramático llaman soledad compartida; la soledad ante el dolor y la temida muerte.
Y la Soledad. de ésta habla mi poema.

LAS ERGOGRAFÍAS

Mares en los ojos, ríos
de soledad recorren nuestro cuerpo,
glaucos abismos. recónditos
secretos desde las arterias
absorben el miedo y lo almacenan
tan vecino a la memoria cotidiana
que sólo el leve roce
la sutil brisa del acaso
lo despierta engrandecido
como un desierto de horizontes infinitos,
como un desierto de círculos sin lágrimas.
Como una vejez de arena.

La soledad es el miedo que se mira
sin pausa, es el brillo del ojo
que mira al ojo.

Y lo apuñala.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s