EL AMOR MÁS ALLÁ DE LA MUERTE: DOS VISIONES

QUEVEDO (1580 – 1615)

FEDRO (S. III ab Urbe condita o IV de la era cristiana)

Dos mil años aproximadamente separan a estos dos autores; del segundo tenemos la primera noticia al ser citado por platón (“Banquete”; “Fedro”), y del segundo, casi todo menos la oscura trama que le llevó a la húmeda celda de San Marcos de León, y de ahí a la muerte.
Platón identifica a Fedro como amante, pero amante del amor, no sólo amante real enamorado, quizá por eso es el propio Fedro quien incita a Sócrates a hablar del amor planteando el discurso de Lisias al respecto (“Banquete”)… ¿Podemos identificar a Quevedo en las misma manera? Creo que no. Quevedo pertenece a una época en la que el individualismo creativo no tiene demasiada importancia a la hora de componer sus versos; se podría decir que, al igual que los músicos coetáneos, componían de encargo sobre temas estándar, de manera que podían tocar casi cualquier tema dependiendo sólo de la capacidad compositiva de cada uno: Quevedo no tenía rival, compuso sonetos irónicos, mordaces, sonetos a la pasión amorosa, religiosa, sonetos políticos…
No así Fedro, cuyos poemas –desconocidos durante veintitrés siglos- podrían pasar por textos totalmente actuales, tanto en el sentido poético de lenguaje, de estructuras sintagmáticas, del encabalgamiento de las ideas expresadas y la sensualidad que rezuman, como en una poética personal totalmente libre y personal en la elección de los temas.
La obra de Quevedo es enorme, de difícil traducción a otras lenguas a causa de su culteranismo sumamente destilado; de Fedro, en cambio, nos han llegado doce poemas en estos veintitrés siglos, sin embargo coinciden desde la distancia enorme en tema del amor más allá de la muerte. Uno –Quevedo- construye una exaltación espiritual del amor que, sin embargo, subsiste en la materia, aunque esta materia sea al final tan sólo polvo, cenizas; Fedro no, Fedro ni siquiera contempla almas unidas en un amor espiritual, sólo la pasión unilateral de un cuerpo por otro, y esa pasión extraña o inusual está descrita de una forma tan bella que no puede menos que conmover radicalmente.
Quevedo imagina un amor perdurable porque el amor pertenece a la psiquis, al alma, y el alma permanece, de manera que el amor perdura con el alma, el polvo y las cenizas en un espacio sublime e intangible que es y no es a la vez. Por su parte, Fedro ama ciertamente, sin resquicios ni dudas, con todo el deseo que el amor conlleva, y ama de esta forma más allá de la muerte o, mejor, en la muerte misma.
Dos visiones que nada tiene en común más que el tema elegido y las dos atmósferas de belleza melancólica y- quizá- vindicativa.

Y ya, sin más os dejos con los dos poemas, que no es mi intención aquí escribir un tratado sobre poéticas sino traer al recuerdo dos poetas y dos mundos, uno nebuloso y otro real.

QUEVEDO: AMOR MÁS ALLÁ DE LA MUERTE.

Cerrar podrá mis ojos la postrera
Sombra que me llevare el blanco día
Y podrá desatar esta alma mía
Hora a su afán ansioso lisonjera;

Mas no desotra parte en la ribera
Dejará la memoria, en donde ardía:
Nadar sabe ni llama la agua fría,
Y perder el respeto a ley severa.

Alma a quien todo un Dios prisión ha sido,
Venas que humor a tanto fuego han dado,
Médulas que han gloriosamente ardido

Su cuerpo dejarán, no su cuidado;
Serán ceniza, mas tendrá sentido;
Polvo serán, más polvo enamorado.

FEDRO: Poema XI*

A riesgo de la muerte
-junto al agua
de cálidas arenas de Eubea,
sobre el monte y el eco
y a la sombra del tilo-
te he amado,
dulcísimo cadáver,
como se ama a un cuerpo desnudo de memoria.
Fingido manantial,
la palidez del pubis
y la aurora,
la mano que era escarcha.
Te poseí tres noches en éxtasis de hielo,
mientras era la vida
sólo un fácil reflejo de las constelaciones.
Era ardiente la cópula del junco y de la nube,
la posesión eterna del vacío.
Oh verte,
acariciar tu sien de aguamarina,
celebrar en tu pulso la evidencia consciente de la nada.

Después,
sobre tu cuerpo
puse un trozo de cal y una amatista.

Anuncios

4 pensamientos en “EL AMOR MÁS ALLÁ DE LA MUERTE: DOS VISIONES

  1. Bonita e interesante entrada. Me pides que comente y lo hago encantada ya que tú has sido y eres mi mejor instructor en este mundillo de la poesía:
    Curioso mezclar dos poemas tan opuestos; uno que habla de una promesa de amor y otro que habla de ese amor vivido. Uno que habla de un futuro que no se sabe si va a llegar, y otro que habla de la pasión ya sentida.
    Preciosos los adjetivos usados por Fedro al describir a su amada muerta ”dulcísimo cadáver”, como expresa ese erotismo ”te poseí tres noches en éxtasis de hielo” y como se despide de su amada yaciente ”Después,/sobre tu cuerpo/puse un trozo de cal y una amatista”.
    Un beso, papá. Te quiero y te hecho mucho de menos.

    • En efecto, la clave de distanciación de los dos poemas es la utilización del verbo, en el de Quevedo, todos los verbos son en tiempo futuro; en el de Fedro, pasados simple y pretéritos perfectos. Quevedo promete amor, y se lanza tanto en sus promesas que traspasa la línea de la vida utilizando un futuro (serán) para traspasar la barrera de la muerte, en pocas palabras, Quevedo intenta seducir con futuros prometidos. Fedro, no, Fedro utiliza tiempos pasados porque ya ha amado, no promete amor: ama (“te he amado, dulcísimo cadáver”); concreta: “tres días e éxtasis de hielo”, y se despide: “un trozo de cal y una amatista”. No importa que en este caso se trate de un amor poco común a un cadáver, lo que importa es que ha sucedido, y es cierto. Y no hay futuro. La belleza de las metáforas (tu sien de aguamarina” por la cianosis del cadáver, “la evidencia constante de la nada” etc.) son la ropa que cubre el poema, los verbos, la estructura, el esqueleto.
      Yo también te quiero, hija, desde esta terraza al Atlántico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s