ASESINA EN UN ARREBATO A UNA LECHUGA Y LA DEVORA EN PÚBLICO

NOTICIAS DESDE O BAIXO MIÑO:
De nuestro redactor Agapito Lampreia.
Un suceso terrible ha hecho temblar los cimientos sociales de nuestra amada comarca: el ciudadano (del cual hay numerosos antecedentes de gratuita violencia sobre personas y enseres tanto públicos como privados) Diosmequiere Pataca Gómez atacó ayer inopinada y alevosamente a una lechuga conocida por Lactuca sativa que allí mismo, en el lugar conocido como Eiras do Rosal, estaba plantada tan ricamente disfrutando de la lluvia que tanto nos favorece a los pacíficos habitantes de estas riberas exteriores del Miño.
Según testigos presenciales, Diosmequiere Pataca atacó alevosamente a la lechuga que careciendo de defensa inmediata no pudo oponer ninguna a su lamentable óbito, y, una vez arrancada con enorme crueldad, la deshojó entre tremendas carcajadas y arrojándola a un recipiente la saló y aceitó y acto seguido procedió a devorarla ante el aterrado asombro de las personas circundantes que usando de sus teléfonos ya estaban avisando a nuestras sufridas fuerzas del Orden Público, en este caso la Guardia Pretoriana de nuestro bienamado alcalde don Jesús Fernández Portela que diligentemente acudió al lugar de los hechos.
Al ser preguntado por este servidor de ustedes, don Jesús, visiblemente afectado, sólo pudo decir: “Un día terrible para O Rosal; no tengo palabras”.
 
El presunto asesino, una vez esposado fue escoltado y puesto en presencia de la Autoridad competente en el juzgado nº 1 de Tui.
Este luctuoso suceso enlaza con otro parecido que sucedió en la cercana localidad de O Porriño en la que un vecino, Bienquisto Maravillas, alegando que oyó voces, procedió a atacar, matar y devorar un pacífico calabacín que por allí tomaba el solete.
Estamos seguros de que no son sino sucesos aislados, pero de todas formas ya estamos tomando las medidas pertinentes para atajar de raíz este salvaje comportamiento”, declaró a
este corresponsal el Archigeneral Mayor de las Fuerzas de Ataque y Disuasión del Suroeste Gallego.

Impactante fotografía de la lechuga asesinada

Anuncios

UMBERTO ECO: IN MEMORIAN

Todas conocéis las estupendas novelas que nos dejó Eco, muchas también sus estudios sobre semiología como su famoso e imprescindible Tratado de semiótica general (1975) que tanto nos ha ayudado, por eso la obra que quiero recomendar aquí es una menos conocida por las gentes, siendo sin embargo absolutamente necesaria para nuestra supervivencia en este mundo que amenaza y muerde.
Se trata de sus Cinco escritos morales (1997), publicado en castellano por Lumen en 1998, librito de tan sólo 140 páginas en cuarto, lo cual, conociendo a Eco, sólo indica una concisión y precisión en el lenguaje que hace de la obra una joya entre joyas del mismo calibre y especialidad como son -siempre según mi humilde criterio- los valiosísimos textos de Walter Benjamin, Para una crítica de la violencia (Taurus, 2001) y de Amos Oz, Contra el fanatismo (Siruela, 2003), siendo estos tres trabajos, libros de cabecera de este que os escribe.
El de Eco, consta de cinco (claro) artículos titulados en su orden de edición: Pensar en la guerra, El fascismo eterno, Sobre la prensa, Cuando entra en escena el otro y Las migraciones, la intolerancia y lo intolerable. Y con estos títulos poco hay que decir del libro escrito hace ya diecinueve años y que como veis es de la más (triste) actualidad, desde el primero hasta el último.

¿No acabo acaso la desgracia de enterarme de una convocatoria neomachista (lo de neo es cosa de la prensa: el machismo nada tiene de nuevo)? ¿No estamos viendo cómo el fascismo avanza por Europa y por el mundo como una ameba gigante y fagocita? ¿No vemos a la prensa como garbanceros, lacayos del Poder económico, patrón del fascismo imperante? ¿No obviamos al otro, sobre todo al otro que son las mujeres? ¿No, acaso, vivimos, comemos, folllamos indiferentes al proceso de eliminación de pueblos abocados a la emigración humillante, empobrecedora y cruel en nuestras sociedades dormidas, anegadas de narcótica televisión,         constantes e inútiles juguetes mecánicos y demás estupideces? Así que qué más puede decir este pobre articulista que os escribe, aparte de incitaros a la lectura de éste y los otros textos nombrados, a la reflexión, a la resistencia pasiva pero resistente en verdad sin resquicios ni autocomplacencia, a la sumisión estética de la ética compasiva como norte magnético de nuestras cortas pero vacías de las demás vidas.

En fin, nada apena más que el vacío que dejan los sabios, que han de ser nuestros amados antepasados, los ciertos, nada como sus muertes para evidenciar nuestra orfandad.
Acabo, que a Eco nada hay que añadir con un texto tomado al azar por la primera página que se me ha abierto del libro, la 51:
El desacuerdo es, además, un signo de diversidad. el Ur-Fascismo crece y busca el consenso explotando y exacerbando el natural miedo de la diferencia. el primer llamamiento de un movimiento fascista o prematuramente fascista, es contra los intrusos. El Ur-Fascismo es, pues, racista por definición.

¡Qué gran  tristeza, amigas y amigos míos!

SAMSUNG CAMERA PICTURES

SAMSUNG CAMERA PICTURES

MÁS HISTORIAS DE MUNDAKA

Las historias de emigrantes y de marinos dan mucho de sí y en mi familia no hubo otra cosa digna de historiar, por ejemplo, mi tío Z. (dejo el nombre oculto en su inicial de su apellido, que el hijo vive) más pobre que una rata, emigró a La Habana pero sin carta de recomendación para nadie así que después de mucho sufrir logró encontrar un trabajo miserable en un almacén igual de miserable de efectos navales allá en Regla. Con lo que le pagaban le daba justo para comer algo pero no para dormir, así que dormía en el mostrador y comía menos de la mitad de lo que ganaba. ¿Pasear por la Habana? no; ¿mulatitas? no; ¿caprichitos de pobretón? No. Nada, pero nada de nada, y fueron pasando los años ahí encaramado en el mostrador vendiendo jaimitadas para armadores pobres, marineros más pobres aun. Y él no gastaba, nada le sacaba de su disciplina miserable. Ahorraba. Más años, y un día contó su dinero y encontró con que podía comprar una parte del almacén. Y lo compró.

Después de más años con el mismo régimen de hambre y miseria pudo comprar el almacén completo y, más tarde, uno de verdad enfrente, en los muelles de verdad del puerto habanero vendiendo la mierda de Regla.

¿Entró quizás entonces en un mundo de comodidades, y alegres mulatitas? No, definitivamente no, lo que hizo fue ahorrar más. Y más; entró de socio en una naviera; la terminó comprando entera. Todo para él, claro que sí.

¡Coño, era millonario!

Mandaba Batista, sí, pero hete aquí que en 1956 Castro y sus amigotes entraron en Cuba y se echaron a la Sierra. Batista y todos se descojonaban de ellos . Todos se descojonaban de ellos. Menos mi tío el miserias que se los tomó en serio, tan en serio que no se sabe cómo logró que una corporación gringa de navieras se interesara por sus cosillas; negoció astuto gracias a la pinta de pobre que seguía teniendo y justo en el 59, poco antes de la entrada de Castro en la habana y la huida de Batista, Z. vendió de puta madre, cogió los cuartos y se volvió a Mundaka.

Conoció a la que iba a ser su mujer (tampoco diré su nombre, que a lo mejor vive) que era de cuerpo lozano y bravo, bella hembra, sí señor, llegaron a los acuerdos pertinentes y casaron.

Pero Z., después de tantas penurias y penalidades, de tanta hambre, de no catar hembra ninguna, de haberse convertido en una hucha macilenta y miserable no pudo remontar el viaje de novios con aquella mujer bandera y apasionada.

En fin pudo hacer lo justo para dejarla preñada y murió. Sí, la palmó de agotamiento y quizás en este caso se pueda decir con propiedad que murió de amor.

Qué suerte algunas tocadas por el dedo del dios del himeneo: sin aguantar marido, viuda y millonaria.

Quién pillara uno así ¿eh chicas?images