UN POEMA: LAS ERGOGRAFÍAS

No recuerdo cuándo escribí este poema, pero de vez en cuando relata el mundo con precisión, seguramente porque nada se desvanece del todo o quizás porque a veces, la vida parece, más que una vida, una composición musical enmarcada en el serialismo:

 

Mares en los ojos, ríos

De soledad recorren nuestro cuerpo;

Glaucos abismos. Recónditos

Secretos desde las arterias

Absorben el miedo y lo almacenan tan vecino

A la cotidiana memoria

Que sólo el leve roce,

La sutil brisa del acaso lo despierta

Engrandecido:

Como un desierto de horizontes infinitos;

Como un desierto de círculos sin lágrimas.

Como una vejez de arena.

La soledad es el miedo que se mira

Sin pausa; el brillo del ojo

Que mira al ojo.

Y lo apuñala.

 

Fotografía de Octavio Colis

 

Anuncios

Un pensamiento en “UN POEMA: LAS ERGOGRAFÍAS

  1. El 13 de enero de 2013 lo leí por primera vez. Entonces me emocionó, hoy no he podido contener las lágrimas. ¿Qué ha cambiado? Nada, o la música

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s