HOY, UN CANON

O, es decir, eso que te sale si escribes (en el pentagrama, claro) una melodía cualquiera sea para voz sea para instrumento, esperas unos compases, no muchos que hay que ir a comer algún día, y haces una segunda voz que repite exactamente lo que decía la primera (que sigue a lo suyo); he dicho exactamente, pero… puede cambiarse la tonalidad o algún otro aspecto de la melodía. Puedes liarte a escribir otras voces, es decir, vuelves a esperar los mismos compases (dos, digamos) y hacer una tercera voz y luego una cuarta o las que quieras; a la primera voz la llamas, dux que es la propuesta (o antecedente)y a las demás comes, es decir, respuestas o consecuentes. Ah, esta composición, el canon, ha de ser contrapuntística (contrapunto: esos simpáticos rellenos que hacen del resultado un continuo agradable y coherente).
Bueno, hay varias clases de canon, desde el canon al unísono (o tantas octavas por encima o por debajo del dux sin cambiar e intervalo, el canon perpetuus que sería como un replicante de sí mismo, así, a perpetuidad o hasta que los intérpretes se rindan, el espiral, como el que aparece en BWV 1079 (Ofrenda musical) que es un bucle en el cual el comes (consecuente: recordad) ha modulado en una tonalidad diferente a la del dux, el que lleva el curioso nombre de Cancrizante (de cancer, cangrejo) que resulta en una partitura especular, es decir simétrica, y unos cuantos más, hasta incluso uno dedicado a la libre interpretación (ad libitum), como en el jazz, en el cual el compositor no escribe ni tema canónico ni consecuentes, sino sólo el tema principal, siendo el intérprete el que decide desfase e intervalo.
En fin, el entretenido mundo del canon que, a pesar de lo que se suele creer (quiero suponer que a causa del nombre: canon, canónico) es muy muy variado.
Y ahora, naturalmente, esperaréis oh aplicadas lectoras que deje aquí, previa vana presentación el hiperfamoso y requeteabusado canon de Pachelbel, con lo cual quedará todo el mundo perfectamente satisfecho: ¡Por fin, una que sepamos todas!
Pues no, lo que voy a traer es una cochinadita del tipo ese de Salzburgo, W. A. Mozart, que era bastante travieso y a veces gustaba escribir cacaculopis, y va a ser el K. 231/382c en si bemol mayor, es decir una tonalidad alegre, incluso jocosa que va estupendamente con el título: Leck mich im Arsch, o sea, en castellano: Lámeme el culo, que es un canon a seis, como una ronda, escrito seguramente para sus amigotes de jarana.
Este canon fue censurado, cisurado y descontextualizado después de la muerte del autor y al cual, el editor le calzó este título tan decente como falso: Laßt froh uns sein, o sea, “¡Alegrémonos!”, que ya me diréis. Pero en 1991 (creo), apareció en la biblioteca de Harvard (sección música) el original firmado por Mozart (sin duda alguna) junto con otros nueve y entre los cuales había otro con otro título parecido pero más explícito: Leck mir den Arsch fein recht schön sauber (Lámeme el culo hasta dejarlo limpio“), K. 232d. Picarón Mozart.
Y es que mucha gente piensa que los intelectuales y artistas se chupaban el dedo, claro que para dejar de creer estas bobadas no hay como leer las cartas que Emilia Pardo Bazán escribía a su amigo Benito P. Galdós en el arrebato de su pasión (Sí, yo me acuesto contigo, y me acostaré siempre, y, si es para algo execrable, bien, muy bien, sabe a gloria, y si no, también muy bien”, o “Te aplastaré… Te morderé un carrillito, o tu hocico ilustre… Te como un pedazo de mejilla y una guía del bigote… Te daré a besar mi escultural geta gallega… Búscame casita, niño… Te beso un millón de veces el pelo, los ojos, la boca y el pescuezo.)
En fin, poco más que decir, tan sólo dejar constancia de la letra (traducida) del canon que nos ocupa y el enlace que he encontrado en YouTube antes afortunadamente de que el artículo 13 de la ley europea sobre derechos de autor no lo mande todo a tomarporsaco:
 
¡Lámeme el culo!
¡Alegrémonos!
¡Quejarse es inútil!
Murmullar, mascullar es inútil,
es la verdadera miseria de la vida,
mascullar es inútil,
¡murmurar, mascullar es inútil, inútil!
¡Así que estemos contentos y felices, alegres!
(humilde texto que dedico a una amiga que, por alguna circunstancia de la vida, estaba entristecida: ojalá la diosa Bastet haya de nuevo iluminado sus ojos)
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s