LOS LUGARES DE LA PLEBE

La etimología del término ‘orquesta’ está clara: orkhéstra (ὀρχήστρα), que era el lugar “donde evolucionaba el coro, o tocaban los músicos, situado entre el escenario y el público” (Corominas, Breve d.e., 1568); proviene o deriva del tiempo verbal orkhéomai, ‘yo danzo’. De aquí pasa al latín como orchestra pero Lisardo Rubio Fernández, en su edición del Satiricón de Petronio (Gredos, 1978, 3ª parte: Eumolfo, p.181) y desde el párrafo: “…Mi señora pertenece a esa categoría: de la orquesta, salta por encima de las catorce graderías siguientes y va a las últimas filas de la plebe en busca de su amor.” , explica en nota a pie de página que “La ley Roscia, del año -67 (686 AUC), reservaba la orquesta a los senadores y las catorce filas siguientes a los caballeros. Detrás venía la plebe”…

La lex Roscia theatralis fue debida al tribuno de la plebe Lucio Roscio Oton durante el consulado de Cayo Calpurnio Pisón y Marco Acilio Gabrión y señalaba una zona de asientos en la orquesta de catorce gradas en beneficio de los ‘equites’ (caballeros) que tuviese un patrimonio individual al menos de cuarenta mil ases (aes (bronce) grave: 293 gr: doble cara de Jano en el anverso y un 1en el reverso).
Esta ley pareció ignominiosa a la plebe y generó turbulencias sociales durante el consulado de Cicerón, y se sabe que tuvo que ser derogada porque volvió a imponerse en el imperio de Tito Flavio Domiciano unos 157 años más tarde. Domiciano fue asesinado en el año 96 (849 AUC) eliminando a la dinastía Flavia del listado de emperadores. Si seguimos a escritores como PLinio el Joven, Suetonio o Tácito, sabremos que fue cruel, despiadado y autócrata; también sabremos que era perezoso en grado sumo y tanto o más paranoico que Calígula o Nerón. Al restituir la lex Roscia, se erigió asimismo como un perfecto clasista.

¿A qué viene esto?
Pues, la verdad, no lo sé: moi et mes digressions. Había pensando en la capacidad melodramática de nuestros rebién pagados políticos, sus gradas teatrales según clases e influencia, la riqueza actual de algunos y la futura de otros, aún aspirantes o meritorios, su absoluta incapacidad para el sentido del ridículo o de la simpatía social, y su nimbado espacio de no-realidad. ¿Se puede ser pobre siendo político? No parece que eso sea posible; quizás alguno encandilado (es decir alumbrado por un solo candil) tenga a posteriori un arranque de honradez y renuncie a sus prebendas (parece que hay uno, pero mi mano en el fuego: ¡jamás!), sin embargo sus intereses son (para los menos adinerados) salir de la penuria y bañarse en dinerillo lo mismo que el Tío Gilito y, a fortiori, los que siendo ricos y gozando ya de las alegrías de la pasta quieren más, pues cuanto más rico, menos conforme.
¿Y la plebe?
Pues en eso hemos avanzado mucho: en tiempos romanos estaba al final del todo, tras los caballeros que no llegaban a los cuarenta mil ases, lejos, muy lejos del poder y la riqueza, aunque aún podían verles desde lo que ahora llamamos en el lenguaje teatral gallinero. Ahora ni eso: no tiene cabida la plebe en los teatros parlamentarios ¿por qué iba a tenerla? Ahí arriba, donde había de estar la plebe están los llamados “medios”, los periodistas que -se supone- informan a la plebe de lo que hacen los políticos aparte de pensar en dinero, sexo o poder, pero claro, “se supone”, porque lo que hace esa gente es también pensar en dinero, más humilde claro: la pasta del garbancero, así que lo que hace es de filtro de colorines para que la plebe sigamos picando a cualquier carnada, aunque sea de mierda y, en vez de levantarnos, “contra semejante ignominia” como hicieron nuestros romanos antepasados, estemos atentos a ver qué fotito hacemos y en cuánto tardan en ponernos algo en el guasá.

Complebeyas(os) mías(os): ¡Tarariií!

(un as de la época de Nerón y una maleta-regalo de la época democrática española

No hay ninguna descripción de la foto disponible.
No hay ninguna descripción de la foto disponible.

2 pensamientos en “LOS LUGARES DE LA PLEBE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s