MUJERES

 

Voy a llevarme la contraria, pasar por encima de mi experiencia y carácter y me voy a permitir ser moderadamente optimista de la misma forma en que Aviva Dolars pretendía ser moderadamente multimillonario, y no por casualidad, no. Mirad: vas al hospital y todos son médicas, enfermeras, auxiliares; a la facultad de derecho y todo son chicas; a matemáticas, y lo mismo. La universidad es femenina; los juzgados son femeninos; la medicina es femenina: las chicas estudian, luchan denodadamente por su sitio; mi hija es historiadora del arte…
Sí, claro, los rectores son señores, los jefes son señores, los generales son señores, los dueños “de todo esto” son señores, pero sólo se defienden como gato panza arriba. El poder es masculino, pero las profesionales son mujeres, y quieren más.
Seguramente de ahí esta especie de auge de la violencia masculina, el cabreo masculino, los insultos y bromas amargas masculinas, este “quita de ahí: donde esté un hombre…”
A mí, que soy mayor y a mis amigos (los que escojo y me escogen) nos da la risa esta muerte anunciada, este colear del dragón moribundo, este fuego, esta ira. Y nos la da porque sabemos que en la igualdad está la libertad y sabemos que para que haya igualdad tiene que haber ventaja para ellas. Luego, ya se verá.
Siempre me he sentido más cómodo hablando con mujeres que con hombres pero hasta hace unos veinte o veinticinco años no sabía por qué. Ahora sí, claro: si las mujeres acceden a cualquier poder, ni yo ( ni los demás hombres inteligentes) tendremos que hacer al capullo y podremos vivir, más o menos como yo (y esos amigos de los que hablo) vivimos ahora: Bien. Paz para todo el mundo, si es que existe la paz.
Bueno, pues ya está, ya me he subido un rato al tren del optimismo, porque si ha de haber optimismo está en ellas: nosotros ya hemos roto bastante.
 
No tiene que ver (o sí) pero para cerrar estos pensamientos míos de esta noche os diré que hay una pianista (también las artes, las letras, la música las conquistan ellas con grandes esfuerzos y entusiasmo) que me encanta: la japonesa Hiromi Uehara (1979), compositora, música de jazz y otros estilos, como la clásica o el rock, un portento de mujer, de gran inteligencia y capacidad musical, una pianista de enorme claridad y limpieza que, desde los catorce años (intérprete con la Filarmónica checa) hasta hoy, ya admirada y aplaudida en todo el mundo ha seguido una carrera ascendente y genial.
Leo estos días la mierda que esos hombres perdiendo pie intentan echar sobre Greta Thunberg​ a quien que tan bien defiende mi amigo Octavio Colis: diecisiete años y la llaman niña cuando a Mozart con muchos menos le dicen genio. Ni caso: que ladren, que pateen, que escupan, rujan, insulten que hagan lo que les salga de esta inteligencia genital de que presumen. Ellas están aquí.
Y no piensan irse.
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s